Una compilación de mitos y medio-mitos sobre el aprendizaje del inglés, ¡aclarados y refutados!

↓ Ir al resumen


Los mitos son ideas que en la vida real son objetivamente falsas, pero que muchas personas por defecto consideran que sí son ciertas.

En muchos casos, estos mitos se mantienen durante años y años, propagándose y diseminándose de generación a generación.

Yo diría que estos mitos suelen sobrevivir más que todo porque al escucharlos, intuitivamente parecen como que sí son verdad.

No los examinamos a fondo ni buscamos evidencia contundente que demuestre que sí son verdad o no – simplemente confiamos ciegamente en nuestra intuición, y determinamos que esas ideas sí son verdad y punto.

Por ejemplo, el mito de que la grasa engorda. Intuitivamente uno pensaría que si uno come grasa, esa grasa se acumula en tu cuerpo, y te engordas, ¿verdad?

Nada que ver. Lo que nos pone gordos NO son las grasas – en especial grasas sanas como los aguacates, el aceite de oliva, y la grasa animal.

Los principales ingredientes responsables por la gordura son los azúcares, y los carbohidratos refinados. (Fuente aquí)

Prácticamente en todas las áreas del conocimiento existen mitos (¿excepto tal vez en las matemáticas?), y algunas áreas sufren de esto más que otras.

Y así, un área que lastimosamente no se queda atrás es el mundo del aprendizaje de idiomas.

Por eso, para ayudarte a tener un aprendizaje del inglés eficiente y eficaz, y también para ayudarte a eliminar cualquier creencia limitante que puedas tener respecto al aprendizaje de idiomas, he compilado aquí una serie de mitos reconocidos en este ámbito para que NO caigas en ellos.

¿Preparado/a para hacer un poco de myth-busting? Let's go!


Mito: Debes tener un talento innato / ventaja biológica / predisposición genética para poder aprender idiomas bien


Mira, yo te estaría mintiendo si te dijera que no existen personas que sí tienen una condición cerebral especial (un "talento innato") que les permite aprender idiomas mucho más fácilmente que a otros… porque SÍ existen algunos sujetos así.

Un caso extremo es el de Daniel Tammet, un escritor y traductor británico con síndrome de Asperger y de savant.

Daniel goza de una memoria literalmente prodigiosa. Con esta él ha logrado hazañas como memorizar y recitar los primeros 22.514 dígitos de π, y aprender suficiente del idioma islandés en solo 7 días, para luego tener una exitosa entrevista hecha completamente en ese idioma.

Este savant habla inglés nativamente, pero también es un políglota que actualmente domina el finés, francés, alemán, lituano, esperanto, español, rumano, islandés y galés.

Y sin lugar a dudas, la memoria casi-sobrenatural de este sujeto le ha ayudado a dominar todos estos idiomas en tiempo record, y sin mayores dificultades.

Pero casos como estos son extremadamente raros, y muchas personas con un cerebro promedio normal, sin ningún tipo de talento natural ni ventaja biológica, han logrado dominar dos, tres, cuatro y hasta más idiomas.

Bien por ti si eres de los muy pocos humanos que cuenta con una condición/talento como el de Daniel – si es así, aprender inglés y otros idiomas será pan comido para ti.

Pero si haces parte del resto de nosotros los meros mortales promedio, la buena noticia es que NO necesitas de ningún talento natural para poder llegar a dominar muy, muy bien el inglés – todo lo que necesitas hacer es, como me gusta decirlo, esforzarte de forma inteligente.


Una variación de este mito es pensar que aunque el resto del mundo es más o menos promedio en el ámbito de aprender idiomas, que tú eres diferente… ¡en el sentido de que eres pésimo para aprenderlos!

Levanta la mano si eres de los que detestaba las clases de inglés en el colegio, si te parecían súper-aburridas, y no entendías un carajo ni en clase, ni en casa a la hora de hacer las tareas.

Si esa era tu situación, tal vez después de tantas experiencias desagradables con el verbo "to be", las "tag questions" y los "gerunds" hayas llegado a la conclusión de que el inglés simplemente no es lo tuyo, y que muchas gracias pero que estás contento/a con solo saber español.

Muchas personas que han pasado por esa situación de fracaso con el inglés se lo atribuyen a una condición biológica sobre la cual no tienen ningún control – dicen que sus cerebros simplemente se rehúsan a procesar el inglés, o que carecen del "gen del aprendizaje de idiomas".

Pues verás, aunque hoy en día sigue siendo cuestión de debate si nuestra capacidad de procesar idiomas está codificada en nuestro ADN o no, es un hecho que todos los cerebros humanos tienen la capacidad de procesar y aprender cualquier idioma.

Claro, siendo la excepción personas que hayan tenido una lesión cerebral severa, o que hayan desarrollado una discapacidad cognitiva debido a una enfermedad o algo así.

En otras palabras, a menos que tengas algún daño cerebral, tú tienes la misma capacidad para aprender el inglés que cualquier persona promedio.

Si actualmente dominas el español, y puedes leer este texto sin problemas, entonces cerebralmente hablando tienes TODO lo que necesitas para poder aprender inglés, ¡y cualquier otro idioma!

Si en el pasado fallaste en aprender el inglés NO es porque carezcas de la capacidad de aprender, o porque no tienes en tu ADN el "gen de los idiomas" – tu pasado fracaso fue causado por algo diferente, como seguir métodos ineficientes de aprendizaje, ansiedad y estrés, y/o una falta general de dedicación.


Medio-mito: Existe una edad límite, o periodo crítico, para poder aprender idiomas


La teoría del periodo crítico para aprender un idioma establece que después de cierta edad (casi siempre la pubertad), es prácticamente imposible para un ser humano el aprender un idioma nuevo.

Y resulta que se ha demostrado que esto SÍ es verdad… pero únicamente para tu primer idioma.

Verás, existen casos de niños que desde su nacimiento han sido sometidos a un aislamiento tal que durante toda su infancia ellos nunca interactuaron con otros humanos, ni escucharon palabra alguna en ningún idioma. A este tipo de niños se les denomina niños salvajes.

Algunos de estos niños pasaron sus infancias aprisionados como ganado por parte de sus "padres" biológicos (lacras como esas no se merecen el título de "padres"), y no escuchaban casi palabras por parte de sus secuestradores.

Otros niños vivieron en la naturaleza, siendo criados creelo o no, por animales como perros y primates.

En estos terribles casos, estos niños sufrieron de privación del lenguaje debido a su falta de interacción con otros seres humanos.

Y al ser rescatados, algunos de estos niños sí lograron aprender un idioma y convertirse en personas productivas en su vida adulta.

Pero mientras más tiempo hayan estado aislados estos niños, más y más difícil era para ellos aprender un idioma.

Y en los casos más extremos como el de la niña Genie, quien permaneció en aislamiento aproximadamente 12 años, aprender un idioma se volvió prácticamente imposible, sin importar qué métodos se intentaran usar para que el niño aprendiera uno.

Niños como Genie no pudieron aprender ningún idioma fluidamente – solo una que otra palabra suelta, y tal vez hasta un idioma de señas… pero nada de gramática ni vocabulario complejos como los que tú y yo utilizamos a diario en nuestros idiomas nativos.

Así que sí existe un periodo crítico para aprender tu primer idioma – tu idioma nativo.

Pero una vez dominas tu primer idioma, después de eso NO existe un periodo crítico para aprender idiomas extra.

Si tú tienes la capacidad de leer y entender este texto, entonces felicitaciones:

Aprendiste un idioma antes del periodo crítico, y tienes la capacidad de aprender el inglés, ¡y muchos idiomas más si lo deseas!


Medio-mito: Ya estás muy viejo para aprender inglés


No existe un periodo crítico para aprender inglés (¡dado que domines algún otro idioma primero!), pero un mito muy prevalente es el de "estoy muy viejo para aprender X", donde X es cualquier habilidad con algún grado de complejidad.

Quienes creen en este mito piensan más o menos así:

"Sí, tal vez no sea biológicamente imposible aprender inglés a los 64 años… ¡pero a ver, ya estoy muy viejo para eso!

Tal vez no sea literalmente imposible… pero a mi edad, sería tan monstruosamente difícil que para qué intentarlo."

Este mito únicamente se vuelve verdad si tú NO cuidas de tu cerebro y tu cuerpo antes de llegar a la tercera edad.

Si durante tu vida como adulto no realizabas actividades físicas, consumías más que todo comida chatarra horrible insalubre, y no utilizabas con frecuencia tu cerebro para resolver problemas…

Entonces cuando llegues a la vejez, lo más probable es que tú cerebro esté hecho puré para entonces. Ahí sí que será extremadamente difícil aprender inglés, y cualquier otra habilidad compleja.

Pero si en cambio sí te mantuviste activo y lo suficientemente saludable antes de llegar a la tercera edad, entonces buenas noticias:

Así tengas 70 u 80 años, tu cerebro se habrá mantenido lo suficientemente sano, y habrá retenido la mayoría de su plasticidad.

Y así, con esfuerzo y dedicación, podrás aprender inglés como cualquier adulto.

Para averiguar más sobre cómo mantener un cerebro sano, te invito a revisar el siguiente artículo:

Salud y fitness – Cómo mantener tu cerebro sano y en estado óptimo para aprender inglés

En resumen: Siempre y cuando cuides de tu cerebro, NO estarás muy viejo para aprender inglés, así que no te dejes engatusar ni desanimar por este mito.

Y si no me crees, e insistes en que estás muy anciano para todo esto y que te deje en paz, entonces explícame como adultos de la tercera edad como Steve Kaufmann han aprendido múltiples idiomas sin tener ninguna condición ni talento especial para los lenguajes.

Ahora espera: Si tienes literalmente 100+ años de edad, ahí si yo creo que es muy tarde para aprender inglés… y cualquier otra habilidad.

Disfruta del poquito tiempo que te queda en este planeta, ¡y espero que hayas tenido una vida súper!

Pero si tienes entre 20 y hasta por ahí 90 años, entonces no estás demasiado anciano/a para aprender inglés, ni ningún otro idioma extranjero. ¡Así que ánimo mi señor o señora!


Mito: Los bebés y niños aprenden idiomas mucho mejor que los adultos


Hoy en día, algunos lingüistas todavía esparcen la falsa noción de que los niños y bebés tienen una capacidad de aprendizaje de idiomas muchísimo mejor que la de los adultos.

Por ejemplo, videos como esta terrible TED talk se atreven a decir que una vez llegas a cierta edad, es prácticamente imposible aprender un idioma nuevo, y que en cambio, la mente de los bebés y niños es prodigiosa en esta área.

Básicamente, este mito nos deja con la conclusión de que si querías aprender un idioma extranjero, entonces eso tuvo que haber ocurrido durante tu infancia – si tus padres no te criaron como bebé bilingüe, ¡te jodiste!

Esta noción es objetivamente falsa. Sí, los bebés y niños son sorpresivamente buenos aprendiendo idiomas… pero los adultos somos mejores en esa y muchísimas otras áreas.

Esto es así, en primer lugar, debido a que los cerebros de los adultos son más desarrollados que los de los niños, con la capacidad de procesar información y conceptos más complejos.

En segundo lugar, los adultos ya dominamos un idioma nativo el cual utilizar como base para aprender otros idiomas. Ya quisiera yo ver a un bebé consultando un diccionario inglés-español jajaja.

Y en tercer lugar, los adultos tienen la capacidad de buscar materiales de aprendizaje, e investigar y seguir los métodos más eficientes posibles para llevar a cabo dicho aprendizaje.

En cambio, los bebés y niños pequeños no tienen un control tal, y están a merced de lo que escuchen en su ambiente inmediato para muy lentamente ir procesando y aprendiendo un idioma.

Por último, los niños se tardan más de 5 años de su infancia para poder aprender a manejar su idioma nativo con suficiente fluidez.

En cambio, un adulto con un cerebro sano puede volverse extremadamente bueno en un idioma con solo 2 años de entrenamiento (¡y a veces hasta menos!)

Así que no necesitas haber sido criado bilingüe para dominar el inglés. Y como adulto, tienes montones de ventajas a tu disposición para aprender el idioma, a las cuales los niños no tienen acceso.


Mito: Debes mudarte a un país de habla inglesa para dominar el inglés


En el pasado yo mismo solía perpetuar este mito.

Después de haber tenido el privilegio de vivir en Estados Unidos durante un año como estudiante de intercambio, cuando regresé a mi país natal, en la universidad me preguntaban "Santiago, ¿qué hago para lo del inglés", y yo respondía:

"La única forma de aprender inglés pero DE VERDAD es vivir en un país de habla inglesa, para poder estar completamente inmerso en el idioma, y así poder llegar a dominarlo en serio."

No puedo creer lo enormemente equivocado que estaba. Y si eso pasó como en el 2009, ¡es todavía más equivocado en el 2017 y más allá!

Mira, si tienes la oportunidad y/o los recursos económicos para vivir un tiempo en un país de habla inglesa, ¡pues súper genial por ti! Vivir en el extranjero casi siempre es una experiencia maravillosa.

Pero no tener la capacidad de viajar a una ciudad de habla inglesa NO es excusa para no aprender muy bien el inglés, especialmente para nosotros que vivimos en la era posmoderna.

Puede que tú vivas en un sector exclusivo de Madrid, en la costa colombiana, en un pueblo recóndito en México, o literalmente en la Patagonia argentina – siempre y cuando cuentes con un computador (inclusive solo un smartphone), audífonos con micrófono, y conexión a Internet, tendrás literalmente todo lo que necesitas para aprender inglés.

Puede ser muy útil contar con una tarjeta de crédito para comprar uno que otro producto para hacer más fácil y eficiente tu aprendizaje del idioma, pero NO es obligatorio.

Siempre y cuando sigas un buen método de aprendizaje, y encuentres materiales para llevar a cabo ese aprendizaje, lograrás tu cometido.


Por otra parte, vivir en un país de habla inglesa NO es garantía de que sí llegues a dominar el inglés.

Vivir en un ambiente angloparlante ciertamente te dará muchísimas oportunidades de escuchar y practicar el inglés.

Pero si vives, digamos, en Toronto – Canadá, y pasas todo tu tiempo consumiendo contenido en español, compartiendo con hispanohablantes, y evitas cualquier contacto en el inglés como si fuese un leproso desnudo…

Pues primero, disculpame por poner esa imagen en tu mente. Y segundo, ohhh vaya sorpresa giro argumental no me lo esperaba: Después de meses y meses de vivir allá no habrás aprendido ni una pizca de inglés.

Así que ten eso muy en cuenta: Si vives en una ciudad angloparlante, es totalmente posible enconcharte en una burbuja de español, y no aprender nada de inglés después de mucho tiempo de vivir allí.

Pero mientras tengas acceso a Internet, no importa en qué pueblo/ciudad/isla del mundo vivas – podrás aprender excelentemente el inglés.


Mito: Necesitas asistir a clases de inglés para poder aprender bien el idioma – NO hay de otra


Mira, en los años 70s y 80s antes de la revolución tecnológica, ahí sí estoy de acuerdo con que la forma más económica y accesible de aprender inglés era inscribiéndote en un instituto para tomar clases de inglés.

Pero hoy en día, en la era posmoderna, año 2017 y más allá, la tecnología y el gigantesco océano de materiales de aprendizaje disponibles en Internet (¡muchos de ellos gratuitos!) han dejado a las clases presenciales de inglés completamente obsoletas.

Su comparamos las clases presenciales de inglés con las guías, textos, videos, software, recursos interactivos, y hasta tutores a los que puedes acceder a través de Internet, las clases quedan como un costoso y pesado ábaco "vintage" tratando de competir con la calculadora científica de tu smartphone.

Yo me he encontrado con personas que creen fervientemente en este mito – que creen que el Internet simplemente "no es suficiente" para aprender inglés.

Seguro, tal vez el Internet de los 90's no hubiese sido suficiente para esta tarea, pero el Internet del 2017+ SÍ que lo es, y de sobra – simplemente tienes que seguir un buen método de aprendizaje, y saber buscar contenido en inglés por todo Internet con el cual aprender.

Para más información sobre las clases de inglés y por qué no te las recomiendo, te invito a revisar el siguiente artículo:

Por qué NO te recomiendo que te inscribas en clases de inglés, y qué hacer en su lugar


Mito: El inglés es un idioma difícil de aprender


Este mito es mucho más prevalente en idiomas más complejos y diferentes al español, como el chino mandarín, el árabe y el japonés.

Pero de seguro habrán hispanohablantes que consideran que el idioma inglés como tal igual es complejo y difícil de aprender – especialmente su pronunciación.

Mira, en cuanto a gramática, el español es más complejo que el inglés. En el inglés no tienes que lidiar con pendejadas como toneladas de conjugaciones para cada verbo y referirse a los objetos con artículos masculinos y femeninos (el libro, la lámpara).

Y en cuanto a su pronunciación, la mayoría de sonidos en el inglés ya existen en el español (como la /p/ y la /n/), aunque otros si no ocurren en el español (como la /θ/, la /æ/ y la [ɹ]).

Pero no importa – con tiempo y esfuerzo, aprendiendo el Alfabeto Fonético Internacional, poniendo atención a los sonidos del inglés, y tratando de imitarlos tan cercanamente como sea posible, lograrás entender Y producir tú mismo la pronunciación correcta de numerosas palabras en inglés.

Quiero que tengas muy en cuenta lo siguiente: No existen los idiomas difíciles – simplemente existen idiomas que son más complejos que otros, y que por lo tanto requerirán más de tiempo de aprendizaje que otros.

Pero nunca veas al inglés, ni ningún otro idioma como "difícil". Después de todo, los niños de china hablan muy bien el chino mandarín a sus 10 años, ¡y es un idioma (entre comillas) "difícil" de aprender!


Mito: La mejor forma de aprender inglés es hablándolo


Tengo la impresión (puedo estar equivocado) de que la mayoría de profesores de inglés mantienen la creencia de que el output (hablar y escribir) es más importante que el input (escuchar y leer).

Es decir, la idea de que un estudiante de inglés debería practicar tanto como pueda el hablar y escribir, por encima de leer y escuchar.

Después de todo, mientras más hable el estudiante, ¡más bueno se volverá él o ella hablando! … ¿verdad?

Esto únicamente es correcto cuando tú ya has pasado una gran cantidad de tiempo aprendiendo vocabulario, gramática, y pronunciaciones correctas en el idioma.

Si ya sabes y entiendes una enorme cantidad de vocabulario, gramática y pronunciaciones en inglés, de tal forma que entender el inglés hablado y escrito ya no sea problema para ti…

Entonces ahí SÍ tiene sentido que empieces a practicar tu pronunciación haciendo ejercicios como pensar en voz alta, leer en voz alta, llevar a cabo conversaciones con compañeros de intercambio de idiomas, etc.

Pero si apenas te estás iniciando en el inglés, es contraproducente empezar a tratar de hablar y escribir en inglés cuando todavía no dominas la gramática, vocabulario y pronunciación del idioma.

Puede darse el caso en el que te veas forzado/a a empezar a comunicarte en inglés en un periodo muy corto de tiempo – como dentro de dos meses, por ejemplo.

En un caso como esos sí ni modo – tendrás que empezar tu aprendizaje del inglés practicando tanto input como output al mismo tiempo.

Al hacer eso inevitablemente cometerás muchos errores al hablar, y tu comunicación será muy rudimentaria y básica (así todo estilo cavernícola jajaja) – pero será lo mejor que puedes hacer en un periodo tan corto de tiempo.

Pero si ese no es el caso, si estás aprendiendo el inglés a tu propio paso, y no te ves forzado a tener que comunicarte en el idioma dentro de un lapso muy corto después de iniciado tu aprendizaje…

Entonces no tienes que preocuparte sobre practicar el hablar y escribir hasta dentro de mucho tiempo, después de que hayas dominado toneladas de vocabulario, gramática y pronunciaciones en inglés por medio de descifrar contenido escrito y audiovisual en el idioma.

Visto de otra forma, lo ideal es que empieces a practicar el output cuando entender el idioma ya no sea problema para ti.

Puedes aprender más sobre esto revistando el siguiente artículo:

Un marco general para mejorar tus habilidades orales en el inglés


Medio-mito: Es normal cometer muchos errores al hablar en inglés


De nuevo, si tus circunstancias te obligan a tener que comunicarte en inglés en un periodo de tiempo muy corto, ahí será inevitable cometer errores de todo tipo, tanto al hablar como al escribir.

Pero si te tomas el tiempo de dominar primero el vocabulario, la gramática, y saber reconocer las pronunciaciones correctas en el inglés, eso resultará en que a la hora de empezar a hablar y escribir cometas muchísimos menos errores.

Lo que hace contraproducente el empezar a practicar tu output demasiado temprano es que te verás muchísimo más propenso a cometer errores de gramática, de vocabulario, de pronunciación, etc.

Y si estos errores no te son corregidos, y te acostumbras cada vez más y más a cometerlos, estos errores se convertirán en malos hábitos que serán más y más difíciles de eliminar en el futuro.

Eso sí, NO creo en la tal "fosilización permanente" – aunque difícil, es completamente posible corregir todos tus malos hábitos en el inglés con estudio, práctica y mucha atención.

Es solo que si es posible evitar desarrollar esos malos hábitos, ¡pues mejor evitarlos!


Mito: Sin importar qué hagas, siempre se te notará el acento de tu idioma nativo cuando hables en inglés


Mira, el acento en el que hablas el español no es un asunto biológico quemado en tu ADN – es simplemente la forma en la que estás acostumbrado a hablar, la cual agarraste al escuchar a otros seres humanos hablando español en tu ambiente inmediato.

Y así como desarrollaste tu acento específico en el español, es totalmente posible desarrollar un acento diferente para cuando vayas a hablar en inglés.

Puedes, por ejemplo, establecer un acento estadounidense/canadiense neutro, el cual en mi subjetiva opinión es la forma de hablar más clara y comprensible en inglés.

Pero no importa cual sea el acento/dialecto del inglés en el que desees poder expresarte – tú puedes llegar a desarrollar un acento en el inglés lo suficientemente cercano a lo que deseas, si haces básicamente lo siguiente:
  • Aprender/adquirir toneladas de vocabulario, gramática y pronunciaciones correctas en el idioma
  • Poner mucha atención a cómo hablan las personas en el acento/dialecto que deseas utilizar
  • Y realizar ejercicios para imitar las pronunciaciones y formas de hablar de esas personas
Por medio de prestar mucha atención a cómo hablan los angloparlantes, e imitando cuidadosamente su forma de hablar, día tras día irás mejorando gradualmente tu acento y forma de expresarte.

Si lo deseas, puedes practicar hasta que un día hables de tal forma que los angloparlantes nativos casi no distingan tu hablar del hablar de otro angloparlante nativo.

O puedes practicar hasta simplemente hablar lo suficientemente claro, aunque se siga notando tu acento del español un poquito.

El caso es: Qué tanto se note tu acento nativo dependerá de qué tanto practiques el utilizar un acento diferente/neutro cuando hablas inglés – es algo que está totalmente bajo tu control.


Mito: Estudiar pronunciación NO es indispensable – Es algo extra que guardas para el final


Primero que todo… ¿en serio hay gente que piensa así? Uish...

Pues a ver… si a ti lo único que te interesa es leer y escribir en inglés, y estás absolutamente seguro/a de que nunca necesitarás entender el inglés hablado, ni mucho menos hablar en inglés…

Entonces sí, en ese caso sí supongo que saber la pronunciación del inglés no es importante – tú puedes inventarte tu propia pronunciación tipo "spanglish" para uso exclusivo dentro de tu cabeza, si quieres.

Pero si SÍ te interesa entender el inglés hablado Y poder llegar a hablarlo, el estudio de la pronunciación es indispensable.

Primero, aprender la pronunciación correcta de las palabras en inglés es importante para entender bien el inglés.

Esto es debido a que al aprender la pronunciación correcta de una palabra en inglés, te será más sencillo identificar esa misma palabra la próxima vez que la escuches en un video, podcast, canción, película, etc.

Si no aprendes la pronunciación correcta de una palabra, no te será posible reconocer esa palabra cuando escuchas una pieza de contenido auditivo en inglés.

Y por supuesto, para poder hablar correctamente en inglés, el estudio de la pronunciación sí que es absolutamente indispensable.

¿Cómo vas a hacer para decir con tus labios una palabra en inglés si no conoces su pronunciación correcta?

¿Te vas a inventar su pronunciación cuando vayas a hablar?

Porque hacer eso es una receta para el desastre – una receta para hablar mal en inglés, y que nadie te entienda.

Si quieres aprender sobre por qué es tan importante el estudio de la pronunciación del inglés, te invito a mirar el siguiente artículo:

Prioridad #1 al hablar en inglés: La enorme importancia de dominar la pronunciación correcta del idioma


Mito: DEBES estudiar las reglas gramaticales del inglés para poder aprender bien el idioma


Sounds good. Doesn't work.

Dime, ¿tú qué tanta gramática sabes del español? ¿Sabes qué es el pretérito pluscuamperfecto?

¿NO? Jajaja, entonces no sabes lo que significan palabras como "trabajado", "comido" y "vivido", ¿verdad?

Por supuesto que sí sabes lo que significan esas palabras, y también sabes cómo se usan, a pesar de no sabes qué carajos es el "pretérito pluscuamiércolesdelacosaesa".

Para llegar a dominar la gramática del inglés NO necesitas conocer ni una sola regla gramatical explícita en inglés.

Casi todas las personas que somos bilingües en inglés y español (excepto tal vez profesores de idiomas) NO conocemos casi ninguna regla gramatical en ninguno de estos idiomas, pero igual entendemos ambos casi a la perfección.

Lo que necesitas hacer para llegar a entender y aplicar la gramática en este y cualquier otro idioma NO es estudiar las reglas gramaticales explícitas en un libro de texto, sino familiarizarte con ejemplos correctos de uso que te demuestren cómo se manifiestan las estructuras gramaticales que deseas dominar.

Para más información sobre este tema de la gramática, te invito a leer el siguiente artículo:

No necesitas estudiar reglas gramaticales para dominar la gramática del inglés


Mini-Mito: Puedes volverte conversacionalmente fluido en el inglés usando recursos de aprendizaje que NO involucren tener conversaciones en vivo con otras personas


Este mini-mito se lo dedico a aquellos tímidos introvertidos que desean poder hablar en inglés y tener conversaciones en el idioma… pero que irónicamente, evitan tener cualquier conversación en inglés.

¿Notas algún problema con esta forma de pensar?

De nuevo, idealmente lo mejor es aprender el inglés suficiente como para que entender el idioma hablado ya no sea problema para ti - ahí SÍ empiezas a practicar el hablar en el idioma.

Y una vez logres eso, aunque existen muchos recursos a tu disposición para que practiques tu pronunciación y expresión oral tú solo/a, si deseas poder llegar a tener conversaciones en inglés… debes empezar a tener conversaciones en inglés. Duh.

Una vez tengas las bases listas, debes conversar en inglés para poder volverte bueno conversando en inglés.

Puedes intentar "conversar" con un software de inteligencia artificial, pero por lo menos hoy en día (año 2017), eso no te preparará para tener conversaciones con seres humanos de verdad.

Para ver varios consejos y recursos para mejorar tus habilidades de conversación en el inglés, dale una leída al siguiente artículo:

Consejos y recursos para mejorar tus habilidades de conversación en el inglés


Fuentes de este artículo


Nota: El siguiente enlace azul es un enlace de afiliación. Eso quiere decir que si entras a ese enlace y compras algo en la página a la que llegues, yo me gano una comisión.

#Resumen


Mito: Debes tener un talento innato para aprender idiomas.

Realidad: Mientras tengas un cerebro sano y funcional, y domines por lo menos tu idioma nativo, cualquier persona promedio puede aprender inglés y otros idiomas.


Medio-mito: Existe una edad/periodo crítico para poder aprender idiomas.

Realidad: Esto solo es verdad para tu primer idioma.

Si vives toda tu infancia aislado, sin aprender ningún idioma en lo absoluto, entonces en tu adolescencia y vida adulta será prácticamente imposible aprender un idioma.

Pero si en tu niñez sí aprendiste tu idioma nativo, entonces podrás aprender inglés y otros idiomas.


Medio-mito: Eres muy viejo para aprender idiomas.

Realidad: Si no cuidaste tu cuerpo y cerebro durante tu vida adulta, entonces tu mente estará hecha puré cuando seas anciano, y no tendrás la capacidad de aprender casi nada.

Pero si en su lugar SÍ cuidaste de tu salud corporal y cerebral, entonces sí podrás aprender inglés y otros idiomas por ahí hasta los 90 años.


Mito: Los bebés/niños aprenden idiomas mucho mejor que los adultos.

Realidad: Los adultos son mejores aprendices que los niños, ya que los adultos...
  • Tienen cerebros más desarrollados
  • Dominan un idioma nativo que pueden usar como base para aprender otros
  • Y pueden buscar buenos materiales de aprendizaje, e investigar cómo aprender eficazmente

Mito: Debes mudarte a un país angloparlante para aprender inglés.

Realidad: Por medio de la tecnología posmoderna y el Internet, puedes acceder a todos los materiales de aprendizaje del inglés que puedas necesitar, sin importar en donde vivas.


Mito: La única forma de aprender bien el inglés es asistir a clases de inglés.

Realidad: Las clases presenciales de inglés son un método obsoleto y altamente ineficiente para aprender el idioma.

Nuevamente, por medio de la tecnología y recursos por Internet, incluyendo tutores y profesores en la red si decides trabajar con uno, puedes aprender inglés de forma muchísimo más efectiva que tomando cualquier clase presencial.


Mito: El inglés es difícil.

Realidad: Ningún idioma es "difícil" - simplemente algunos idiomas son más complejos que otros, y requieren de más trabajo y atención para dominarlos.

La pronunciación del inglés NO es "difícil" - solo es diferente a lo que estás acostumbrado.


Mito: La mejor forma de aprender inglés es hablarlo.

Realidad: Hablar inglés sin dominar su vocabulario, gramática y pronunciación es contraproducente.

Lo ideal es empezar a hablar en inglés una vez entender el idioma ya no sea problema.


Medio-mito: Es normal cometer muchos errores al hablar en inglés.

Realidad: Hablar inglés sin dominar las bases es contraproducente porque cometerás muchos errores.

Y si te acostumbras a seguir y seguir cometiendo esos errores, estos se convertirán en malos hábitos en tu inglés.

Es mejor empezar a hablar en inglés cuando ya domines las bases (vocabulario, gramática, pronunciaciones correctas), para que así minimizes los errores que puedas cometer.


Mito: Siempre se notará tu acento del español al hablar inglés.

Realidad: Si dominas las bases del inglés, pones mucha atención a cómo hablan los angloparlantes, y constantemente haces ejercicios para imitar su forma de hablar, podrás llegar a hablar con un acento claro y entendible en inglés, reduciendo tu acento nativo.

Por medio de ejercicios y práctica puedes ajustar tu forma de hablar y acento de tal forma que casi no se note tu acento natal. Qué tanto lo reduzcas depende de qué tanto trabajes en ello.


Mito: No importa estudiar la pronunciación del inglés.

Realidad: Eso es cierto si solo te interesa aprender a leer y escribir en inglés.

Sino, aprender la pronunciación correcta de las palabras en inglés...

1. Es importante para poder entender el idioma, ya que al saber la pronunciación de una palabra podrás reconocerla la próxima vez que la escuches.

2. Y es indispensable para poder hablar correctamente en el idioma. Una mala pronunciación = hablar mal en inglés.


Mito: DEBES estudiar las reglas gramaticales del inglés.

Realidad: No debes estudiar ninguna regla gramatical explícita - lo que debes hacer es consultar muchos ejemplos de uso para acostumbrarte naturalmente a cómo usar una estructura gramatical en particular.


Mito: Puedes volverte fluido en conversaciones sin tener conversaciones en vivo con otras personas.

Realidad: Una vez domines las bases del inglés, y entender el idioma sea sencillo para ti, pronto deberás empezar a tener conversaciones en inglés con otras personas si deseas poder volverte bueno en eso - en conversar en inglés.

↓ Tu atención por favor ↓

Si te ha sido útil este artículo / guía en tu aprendizaje del inglés, entonces te pido que por favor invites a tus amigos, familiares y conocidos a que lean este artículo, y/o a que visiten Inglesk.com.

Para compartir este artículo puedes copiar su dirección web (la URL) respectiva, y pegarla en tu muro de Facebook, compartirla en Twitter, enviársela a tus contactos por WhatsApp o por email, etc.

Si fueras tan amable de hacer alguna de estas cosas, eso me ayudaría un montón, y yo te lo agradecería aún más :)